Consejos para mantener unos hábitos saludables

Visto por: 3927,

Vivimos en tiempos acelerados, rodeados de tecnología, responsabilidades y múltiples distracciones. El día a día puede llegar a ser tan abrumador que, con frecuencia, olvidamos prestar atención a lo que verdaderamente importa: nuestra salud y bienestar. Hemos escuchado, leído y visto infinidad de veces sobre la importancia de adoptar hábitos saludables. Sin embargo, enfrentarse a la vastedad de información disponible y discernir qué consejos seguir puede ser todo un desafío. Además, con la rutina diaria y las responsabilidades constantes, es fácil postergar nuestros objetivos de salud para "mañana". Pero, aquí viene la parte alentadora: el camino hacia un estilo de vida saludable no tiene por qué ser abrumador ni complejo. Con un poco de orientación, compromiso y voluntad, es completamente factible incorporar pequeñas acciones diarias que, con el tiempo, se transformen en hábitos sólidos y duraderos.

Cada nuevo día presenta una oportunidad para cuidar de nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Adoptar y mantener hábitos saludables no es solo cuestión de determinación, sino también de educación y conciencia. No se trata simplemente de decidir cambiar, sino de entender por qué esos cambios son beneficiosos para nosotros. Cuando comprendemos los verdaderos beneficios de consumir alimentos frescos y nutritivos, de mover nuestro cuerpo regularmente y de cuidar nuestra salud mental, nos motivamos a hacer esos cambios desde un lugar de amor y cuidado hacia nosotros mismos. Además, es esencial recordar que no estamos solos en este viaje. Hay comunidades, grupos de apoyo, profesionales de salud y, por supuesto, amigos y familiares que pueden ser pilares en este proceso. A veces, un simple consejo o un pequeño empujón de alguien que nos quiere puede marcar la diferencia en nuestra determinación. Asimismo, es vital reconocer que, como seres humanos, somos propensos a cometer errores. Podríamos saltarnos un día de ejercicio o ceder ante la tentación de un postre. Y está bien. La clave es no rendirse ni castigarse, sino retomar el camino con renovada energía.

Para mantener unos hábitos saludables, es necesario adquirir un estilo de vida que nos ayude a mantenerlo.

Somos conscientes de que las frutas, las verduras y las legumbres son muy beneficiosas, pero no siempre es fácil sumarnos a una alimentación saludable. Al igual que hacer más ejercicio físico, tomar menos alcohol o renunciar a los ultraprocesados.

Por eso, queremos darte unos consejos para que puedas mantener esos hábitos. Sigue leyéndonos para saber cuáles son.

Cómo mantener unos hábitos saludables

Lo primero que hay que tener en cuenta es que si un día fallas, no pasa nada. No hay que castigarse, sino que lo único que hay que hacer es volver a nuestra rutina habitual. Es completamente normal salirnos de nuestra ruta en algunos momentos, sobre todo en diversas épocas del año, por lo que no hay que castigarse por ello.

Crear una rutina para tener hábitos saludables

Cambiar nuestros hábitos es muy complicado, por lo que algo fundamental es comenzar a crear una rutina diaria. Si fallas, vuelve a intentarlo al día siguiente y así hasta que acabe quedándose contigo.

Según la estrategia Seinfeld, se necesitan unos 21 días para crear un hábito, pero unos 90 en que se convierta en tu estilo de vida, así que ten paciencia.

Comer de forma saludable

No hay que obsesionarse con las dietas, ya que suele ser complicado de seguir y puede llegar a obsesionarnos. Lo ideal es comenzar a incorporar frutas, verduras, legumbres, hortalizas… de forma consciente hasta que formen parte de tu rutina.

También entra dentro de los hábitos saludables, cambiar los cereales normales por los integrales, integrar los frutos secos y comer más pescado. Y en cuanto a la sal, trata de no pasarte usándola y utiliza sal yodada, la cual es mucho más sana que la típica de mesa.

Por supuesto, si un día te apetece comer un dulce, no te prives. Comer más sano no significa restringirnos. Aunque, por supuesto, trata de reducir todo lo posible el consumo de refrescos, repostería o helado. Es mejor que sean de consumo esporádico.

Y no te olvides de agua. Es un mito que hay que beber 2 litros de agua, ya que depende de cada cuerpo y necesidades. Pero mantente hidratada. También puedes tomar otros líquidos como sopas, infusiones o agua con sabores.

Hacer ejercicio es fundamental para tener hábitos saludables

Trabajamos tanto que es muy normal acabar teniendo una vida sedentaria, por lo que hay que hacer un esfuerzo en moverse. Puedes comenzar a incorporar un ocio activo, yendo de senderismo con tus amigos o familia.

También puedes apuntarte a uno de los gimnasios de Madrid, donde podrás comenzar a entrenar.

En Basic-Fit, por ejemplo, contarás con personal especializado que te ayudará a comenzar desde cero y te motivará para mantener tus hábitos saludables.

No busques atajos

Es muy habitual frustrarnos porque la bajada de peso no se produce o tarda demasiado. Por este motivo, mucha gente busca atajos como dietas milagro, productos que nos prometen bajar mucho en poco tiempo o hábitos que acaban siendo nocivos.

Te recomendamos que, para mantener esta rutina, confíes en el proceso. Es muy importante saber que llevar un estilo de vida saludable puede ser complicado y nos frustraremos muchas veces, pero no hay que rendirse.

Buscar atajos solo significará gastar tu dinero en algo y añadir frustración. Además, en cuanto dejes atrás esos productos, tendrás un efecto rebote. Por este motivo, lo mejor es seguir unos hábitos que harán que te mantengas sana y en forma.

Ahora que ya sabes cómo mantener unos hábitos saludables, es hora de ponerlo en práctica. ¿Te atreves?

El viaje hacia un estilo de vida saludable es continuo y lleno de aprendizajes. No se trata de buscar la perfección, sino de mejorar y crecer cada día. Es una travesía que se construye paso a paso, elección tras elección. No importa cuántas veces nos desviemos del camino; lo verdaderamente crucial es nuestra capacidad para volver a él. Cada día es una nueva oportunidad, un nuevo comienzo. Si hoy no fue tu mejor día en términos de hábitos saludables, recuerda que mañana tienes otra oportunidad para hacerlo mejor. Celebra tus logros, por pequeños que sean, y no te castigues por los deslices. La salud es un equilibrio, una danza entre cuidarse y disfrutar de la vida. Así que toma un respiro, confía en ti mismo y en tu capacidad de cambio, y sigue adelante en tu camino hacia un bienestar pleno. Tu cuerpo, mente y espíritu te lo agradecerán. ¡Ánimo y a vivir saludablemente!

Autor